Aprender inglés por teléfono: cómodo y fácil

¿Cuál es la manera más cómoda para comunicarte con alguien? En persona requiere desplazamientos y arreglarse, no sea que demos mala imagen. Por correo electrónico hay que encender el ordenador y escribir. Por carta tarda mucho en llegar tanto mensaje como respuesta. Las palomas mensajeras es mejor que vuelen en libertad. Por mensajería electrónica hay que descifrar los emoticonos. Parece ser que todo requiere un esfuerzo…. salvo el teléfono.

Contestas, te puedes tumbar, no hace falta que estés como un pincel para sentirte a gusto durante la conversación y encima puedes olvidarte de los convencionalismos sociales. Es decir, que te puedes hurgar la nariz o bostezar sin miedo a lo que piense de ti tu interlocutor.

Eso sí, no es una herramienta muy útil en caso de querer discutir, porque te pueden dejar colgado – es decir, que te cuelguen el teléfono – o que te den largas porque están recibiendo otra llamada en ese momento.

No obstante, si nuestra intención no es la de hacer algo negativo, qué duda cabe que es el sistema más efectivo de todos ellos. Bueno, efectivo por la comodidad y sencillez, quiero decir. No requiere más esfuerzo que el de apretar un botón para contestar a una llamada, ocho para realizarla si no está ese número en tu agenda u opción de marcación rápida.

aprender ingles por telefono

Tan simple y asequible es esta herramienta que a alguien se le ocurrió la siguiente idea: ¿por qué no empleamos el teléfono para que la gente aprenda inglés definitivamente?

Te quedas ojiplático al leer esto, ¿verdad? ¿El inglés? ¿Con lo difícil que es ese idioma? ¿Y por teléfono, además, que tengo que hablar y me da mucho palo?

Esta rocambolesca idea, sin embargo, es menos barroca de lo te crees. Verás; la gente habla inglés. ¿Por qué ? Porque lo ha aprendido. La gente entiende inglés. ¿Por qué? Porque lo habla. No es ingeniería cuántica robotizada. Es un idioma. Como el español. Y la mitad de nosotros lo hablamos mal. ¿O es le hablamos mal?

A diferencia del español, con sus conjugaciones, subjuntivos y reflexivos, el inglés es un idioma más sencillo, más plano de normas – no así de excepciones, pero sin retos no hay motivación – que se diferencia del español porque agrupa las letras en su escritura para simbolizar sonidos que no tenemos.

Puedes pasarte media vida asistiendo a clases y rellenando ejercicios que, hasta que no lo hables, no lo sabrás pronunciar correctamente. Eso implica que, al no saber cómo suena una palabra, tampoco la entenderás cuando la escuches. Por mucho que la sepas escribir. Piensa; si nunca escucharas inglés, ¿cómo pronunciarías I am? Si has dicho ai, enhorabuena. Gracias a que alguien te dijo cómo pronunciarla, ahora la sabes decir y entender.

Pues en eso consisten las clases de inglés telefónicas. En aprender inglés hablando por teléfono. Sólo tendrás que hacer una llamada – luego te llamarán los profesores a la hora que tú les indiques – para evaluar tu nivel y empezar.

Los profesores que tendrás llevan muchos años enseñando el idioma y están más que acostumbrados a lidiar con el nerviosismo que tenemos los españoles cada vez que abrimos la boca en otro idioma. Además, son tan feos que por eso los hemos puesto a hablar por teléfono en lugar de cara a cara. Es una broma, pero seguro que te has reído y se te ha pasado la vergüenza. ¿Ves qué sencillo es quitar el miedo?

Además, las mismas ventajas que te contaba al principio las tendrás en este sistema de enseñanza. Escoge la hora que mejor te venga y responde a la llamada. Si te sientes más cómodo en casa, hazlo por la mañana mientras desayunas, comes o después de cenar. Total, para lo que ponen en la tele, mejor hacer la digestión alimentando el cerebro. Si tienes trabajo, aprovecha esas horas muertas de descanso para hacer algo más entretenido que ver los coches o los pájaros. Si no tienes trabajo, saber hablar y entender inglés es uno de los requisitos más importantes en la actualidad para encontrarlo.

Aprovecha la oportunidad de disponer de un profesor de inglés al alcance de la mano en cualquier momento para quitar de la lista de tareas pendientes la de aprender inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *