¿Miedo a una conversación por teléfono en inglés?

conversacion por telefono en ingles

No es raro encontrarnos en el trabajo con algún documento o correo electrónico cuyo contenido esté total o parcialmente escrito en inglés. No pasa nada; más o menos entendemos lo que pone, podemos consultar el significado de las palabras desconocidas en un diccionario o, lo más habitual, preguntarle a alguien que sepa que nos lo traduzca. El caso es que no nos sentimos incómodos leyéndolo. Otra cosa es responder en ese idioma. Bueno, con tiempo, paciencia y brevedad, se consigue. A buen entendedor, pocas palabras bastan, como dice el refranero español.

Sin embargo, como suene un teléfono, venga una visita o nos llamen a una videoconferencia donde tener que hablar y escuchar en inglés, nos sale una urticaria emocional de padre y señor mío. El corazón palpita agitado, los oídos emiten un extraño zumbido y la boca se nos seca mientras emitimos un ahogado hilillo de voz por la garganta. Y es que, a pesar de ser el mismo idioma, suena distinto.

Efectivamente. Suena. Eso es porque hay que acostumbrar al oído y a la boca a la fonética específica de un idioma que rara vez se pronuncia como se escribe. O que no entendemos que su escritura sigue una normas distintas a la española, hablando con un poco más de propiedad. Por tanto, deberemos prescindir de cualquier contenido escrito para no confundir a los ojos con el oído. Y la mejor manera, sin duda alguna, es manteniendo una conversación por teléfono en inglés.

¿Así, de buenas?

No, je, je. Necesitamos a alguien que nos ayude a entenderlo y pronunciarlo del modo correcto; alguien con los conocimientos lingüísticos adecuados para solventarnos las dudas y corregir los errores cometidos; alguien como un profesor.

Las clases telefónicas de inglés son la respuesta a nuestra llamada de socorro para perder el miedo al idioma hablado. Gracias a la tecnología actual, los métodos de enseñanza de idiomas se han podido adaptar a las necesidades reales de aquellos que quieran mejorar o potenciar sus conocimientos idiomáticos de manera práctica y adaptada tanto a sus horarios como necesidades. Ya no es necesario apuntarse a un curso, desplazarse, compartir aula con otras tropecientas personas en su misma situación y dedicar el poco tiempo libre a estudiar o realizar ejercicios escritos que no mejoran nuestra capacidad oral. Ahora podemos escoger el día y la hora que mejor nos convenga para mantener una conversación en inglés por teléfono con un nativo y coger confianza con su manejo.

La mayor debilidad de las empresas españolas reside en su escasa capacidad comunicativa en el idioma escogido para hacer negocios a nivel mundial. Un más que serio problema de cara a poder mejorar nuestras condiciones laborales a corto y largo plazo. Pero, donde hay un problema, siempre hay un vecino con la solución. Y, en este caso, el teléfono se convierte en nuestro aliado indiscutible cuando antes recelábamos del mismo. Los tiempos cambian y las alianzas se modifican. Así que no dejes pasar el tiempo y contesta a la llamada nada más recibirla. Verás como al cabo de un tiempo estarás más tranquilo en tu trabajo y con ganas de poner en práctica esos conocimientos adquiridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *