La mejor forma de evitar false friends

evitar false friends

 

Hay personas que dicen ser tus amigos que en cualquier momento te pueden clavar un puñal por la espalda. Y hay palabras capaces de convertir un simple constipado en un infierno entero (palabra que, en griego, significa intestino). Es hora de saber quién es un amigo de verdad y quién un false friend.

Es cierto que, por influencia de varias lenguas vivas y muertas, el idioma inglés y el español tienen palabras muy similares. Como similar, sin ir más lejos. Otras, por culpa del paso del tiempo, se han quedado desfasadas en uno de ellos pero mantenido en el otro, como remember, cuyo equivalente castellano es remembrar, aunque su uso no está tan extendido entre la gente, prefiriendo los más populares rememorar o recordar. En algunos casos, la escritura ha modificado una raíz común. La palabra water y agua comparten sonido “gua”, aunque la inglesa esté más cercana a la ‘o’ en su vocal. Si prestamos atención a esa pronunciación, encontraremos que “uota”, “voda”, “accua”  y “uisce” significan agua en inglés, ruso, italiano y gaélico respectivamente. Por si os lo estabais preguntando, en efecto; vodka es un diminutivo –agüita- y whiskey, agua bendita. Y, finalmente, tenemos palabras que nada tienen que ver entre los dos lenguajesstone, piedra.

Pero las semejanzas a veces no son más que eso; semejanzas que no se ajustan a la traducción exacta. Sensible no es sensible, sino sensato y sensitive no es sensitivo o sensato, sino sensible. ¿Cómo es posible que sus significados estén mezclados? Porque sensible proviene de sense – sentido, como en sentido común- mientras que sensitive está relacionada con la sensibilidad. Actual no significa actual, sino real, a pesar de que ambas provengan del latín actualis, que significa ‘relativo a estar en el acto, tiempo presente’. Y lo que está ante nosotros en la actualidad es lo real. Respecto al famoso constipado, deriva del constipo latino, que podríamos traducir por apretar, unir, comprimir, obstruir. Nosotros lo dejamos en la nariz. Ellos, un poco más abajo.

Os voy a proponer un juego; de la lista de palabras que aparece a continuación, tenéis que identificar cuáles son false friends y cuáles no. ¿Preparados? Pues adelante; las palabras son las siguientes:

acceptation, accost, agenda, assist, billion, candid, carpet, castor, collar, deception, elemental, gently, idiom, library, miserable, petulance, physician, politic, remove, salvage, spade, suburb, sympathy, traduce, vicious, voluble, wagon.

Cómo combatir los ‘false friends’

Mientras repasáis, os estará pasando por la cabeza un oscuro pensamiento sobre tener que aprender de memoria un montón de palabras iguales pero distintas a las españolas. También dudaréis a la hora de recordarlas en su momento o si repetiréis el mismo fallo una y otra vez cuando habléis. La solución para adquirir con éxito este vocabulario no consiste en memorizarlas, sino en emplearlas en el contexto adecuado. Por ejemplo, si sacamos un tema delicado, nos referiremos al mismo como a sensitive matter. Una vez utilizado en una conversación de manera consecutiva, nos acostumbraremos a su correcto manejo, libres de dudas o errores. Como no decir actually cuando realmente queremos decir currently.

Para poder practicar y evitar los false friends, las clases de inglés telefónicas permiten conversar con un profesor nativo durante media hora todos los días que queramos en el momento que mejor nos convenga para adquirir la fluidez oral y la soltura auditiva necesaria para convertir al inglés en un true friend. El ritmo de vida actual nos impide disponer del tiempo o la energía necesaria no para aprender un idioma, sino para emplearlo y hacernos con su pronunciación, su sonido, sus expresiones habituales o el estilo adecuado dentro de un entorno laboral.

Al igual que los ‘faslso amigos’, nos engañamos con lo que creemos saber del mismo a la hora de expresarnos, cometiendo errores de interpretación, pronunciación o estilo fácilmente remediables con algo tan sencillo como una conversación. Si nos acostumbramos a hablarlo de manera regular, aprenderemos a expresarnos como corresponde en la realidad y no como nos da la impresión de que debe ser. Además, su precio es muy asequible para todos los bolsillos y su sistema didáctico mucho más entretenido que la de rellenar hojas y hojas de ejercicios.

Bueno, es hora de romper el suspense y daros la solución al juego. Imagino que habréis tenido dudas en algunas y en otras estaba todo más claro, ¿verdad? No os preocupéis por no tenerlo claro; todas ellas son false friends. Ahora toca saber cuál es su verdadero significado y empezar a emplearlo… respondiendo a una simple llamada de teléfono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *