¿Funcionan las clases de inglés telefónicas?

Clases de inglés telefónicas

Dice el refranero español que, para hacer una tortilla, primero hay que romper los huevos. Y, para aprender a mantener una conversación por teléfono, bueno, hay que romper el miedo a hablar por teléfono. Las clases de inglés telefónicas que ofrece Ring Teacher están centradas en hacer aprender el idioma a través de un sistema fácil, sencillo, cómodo y disponible a cualquier hora del día. En otras palabras: aprendes cómo, cuándo y dónde quieras.

Y sí, aprendes. En primer lugar, porque tú y solamente tú mantendrás la conversación con profesores nativos. No estarás en una clase con otro grupo de gente que monopolizará al profesor, no te limitarás a aprovechar el 20% de la lección y no tendrás escusas para no desarrollar tu capacidad oral. Son clases particulares con un único alumno: tú.

En segundo lugar, porque en las clases de inglés telefónicas la conversación se centrará en temas que necesites practicar y mejorar y no en temarios generalistas, más enfocados a la enseñanza global que a la particular. Desde la preparación para entrevistas de trabajo a exámenes oficiales o cualquier otro tipo de prueba. Viajar al extranjero también dejará de ser un problema para ti.

Finalmente, porque lo pasarás bien. No te verás obligado a realizar aburridos ejercicios, a gastar tiempo extra realizando actividades que te quiten tu tiempo libre o de trabajo o a descifrar fotografías que te piden que hables sobre ellas y tú con cara de pánico. No. Te dedicarás a mejorar tu fluidez, tu vocabulario, tu acento y tu comprensión.

Un idioma como el inglés necesita ser practicado para aprender dos cosas fundamentales: su pronunciación y su entendimiento. Volviendo al símil culinario, si tienes los ingredientes -gramática- vas a comer crudo a menos que aprendas a cocinarlos.  Y las clases de inglés telefónicas ponen a tu disposición al mejor grupo de chefs de un modo asequible.

La importancia de hablar bien inglés

Cuando trabajas en una empresa, ¿cómo te comunicas con tus compañeros? Efectivamente, interactúas a nivel oral. Porque sí, siempre puedes mandar correos electrónicos que acabas teniendo que explicar varias veces, recibir el resultado erróneo y teniéndote que levantar para hablar con la persona en concreto. Eso si está en el mismo edificio. Porque si no, ¿qué es lo que haces? Eso es; descolgar el teléfono para ponerte en contacto con esa persona. Piensa en lo que mejorarás laboralmente si eres capaz de hacer lo mismo con alguien foráneo.

En cuanto empieces a aprender a través de las clases de inglés telefónicas, ganarás en seguridad a la hora de emplear ese indispensable aparato comunicador que tanta tirria le tiene la mayoría de la gente. Pero tú no; tú ya estarás acostumbrado a enfrentarte a ese tipo de situaciones con soltura y aplomo. Serás capaz de prepararle un estupendo plato a tus jefes y compañeros con el que se chuparán los dedos y querrán repetir. ¿Por qué? Porque funcionas. Y alguien que funcione se acaba convirtiendo en una pieza fundamental de la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *