Cómo superar la vergüenza y el miedo al hablar en inglés

Miedo al hablar en inglés: Cómo superarlo.   Es un día más en la oficina. De pronto, llaman a una empleada a una reunión. «Bueno», piensa, «será para hablar del estado del trabajo». Al entrar en la sala, alguien le dice que el cliente ha solicitado esa reunión porque quiere saber cómo va el trabajo. El cliente es extranjero, no habla español y su cara está sonriendo en la pantalla de videoconferencia. Y la empleada se echa a temblar.

Ese mismo día, un hombre está en casa de un amigo. Al cabo de un rato, entra en el piso una persona. «¡Ah!», exclama el amigo, «Mira qué bien. Esta persona se queda unos días aquí y no habla español. Pero tú hablas inglés. ¿Te importa preguntarle si todo está bien o necesita algo?». Y, al presentarlos, el hombre se pone rojo.

 

Qué es la vergüenza hablando en inglés

En palabras de Jean-Paul Sartre, la vergüenza se trata de una hemorragia interna. Porque, cuando nos afecta, nos convertimos en un flan humano. La cabeza pesa, las palabras tiemblan, la piel se hiela y la mente huye. Incluso si tratamos de disimularla, nuestro cuerpo emitirá alguna señal característica al resto. Id a hacer la compra con el pijama y zapatillas de estar por casa, si no me creéis.

 Qué es el miedo al hablar

El miedo es una emoción universal. Eso quiere decir que todos lo tenemos. Todos los animales, de hecho. Y veremos que tiene muchos nombres: temor, terror, pavor, pánico, alarma, espanto, cerote, desasosiego, respeto y un largo etcétera más. No la podemos controlar, por muy valientes que nos creamos. ¿Nunca os habéis encontrado con una medusa al lado mientras disfrutabais de un baño en la playa?

 Por qué tenemos vergüenza al hablar 

Porque se trata de una consecuencia de vivir en sociedad. Compartimos un código moral por el que rechazamos de inmediato a quien no se rige por el mismo. Ese rechazo se manifiesta a través de la humillación (que se rían nuestros compañeros de clase si respondemos mal en el colegio) o del ostracismo (no invitar a una persona a una fiesta porque nunca trae bebida). Por tanto, si sabemos que no vamos a estar a la altura de lo que el resto espera de nosotros, nos mantenemos al margen, disimulando. Pero, si nos señalan, la mente intentará huir al presuponer de manera anticipada la reacción del resto.

miedo-hablar-inglesPor qué tenemos miedo al hablar inglés

Porque queremos seguir viviendo. La cobardía no es ningún defecto, que lo sepáis. Es la virtud de la supervivencia. El valor es un sacrificio de la seguridad, cuando no una demostración de imbecilidad (ver gente saltando por los balcones en Mallorca). El miedo se genera en la amígdala cerebral y no tenemos control sobre ella. Eso quiere decir que el cuerpo reaccionará ante un estímulo real o imaginado sin que nosotros lo hayamos decidido. De esta manera, cuando el cerebro identifica una amenaza (ver una cucaracha en la cocina / anticipar un asesinato en una peli de terror), el mecanismo defensivo se activa de inmediato, provocando una de las siguientes tres reacciones: quedarnos quietos, huir o atacar.

Cómo superar el miedo y la vergüenza para hablar inglés

Ahora que ya sabemos qué son y qué causan el miedo y la vergüenza, podemos entender mejor lo que nos sucede al hablar (o tratar de) en inglés. Con este conocimiento podremos tomar las medidas adecuadas para superar el problema.

 

Comencemos con la vergüenza. El hecho de que “nos de cosa” hablar en inglés significa que entendemos que no estamos a la altura de lo que se espera de nosotros. España es un país caracterizado por su fuerte orgullo, lo que eleva los niveles de exigencia. Y, a mayor exigencia, mayor humillación o escarnio público. Muchas veces no hablamos en inglés aunque sepamos hacerlo porque asumimos que no estamos lo suficientemente capacitados para hacerlo, que voy a hacer el ridículo, que vas a pensar menos de mí o que te vas a reír (todas estas frases las he escuchado repetidas hasta la saciedad). En otras palabras, carecemos de confianza en nosotros mismos. La vergüenza nos recuerda nuestra debilidad (aunque sea falsa; la sociedad española es muy puñetera). Por tanto, la solución para superar la vergüenza de hablar inglés es la adquirir seguridad con el idioma. Para ello, lo mejor que podemos hacer es practicar con alguien –razón de que existan profesores particulares, como los de RingTeacher– hasta que nos sintamos orgullosos de nuestra capacidad comunicativa. O de que nos demos cuenta de algo más simple: que solo nos hacía falta practicarlo para desoxidarlo.

 

En cuanto al miedo, la solución es más compleja. Muchas veces culpamos al miedo de lo que, en realidad, es vergüenza. En ambos casos, se trata de defensa ante un peligro. Pero el miedo no es una reacción que surja cuando el riesgo que corremos supone una burla. Aparece cuando el cerebro considera que nuestra vida se ve amenazada. Hablar en inglés puede resultar embarazoso pero nunca mortal. Por tanto, si manifestamos síntomas inequívocos de miedo (parálisis física, huir o atacar), el miedo es miedo irracional. Es decir, que tenemos un problema serio y deberemos consultar a un especialista. En caso de fobia, la solución requerirá tratamiento psicológico. Si no es tan acuciante, la terapia consistirá en seguir una serie de pasos de aceptación y conocimiento. Por cierto, que parte de esa terapia consistirá en comenzar a hablar inglés con alguien que no juzgue sino que simplemente escuche y nos enseñe a ganar confianza.

Noticias relacionadas

    ¿Quieres saber cuál es tu nivel de inglés?

    Haz nuestra prueba de nivel totalmente gratis. Un profesor te llamará para hacer el test y te enviará el resultado por email.