Técnicas para memorizar verbos irregulares en inglés

Agarraos fuerte a la silla. Porque, en unos segundos, vamos a retroceder a toda velocidad en el tiempo. Nuestro destino es el nacimiento de la comunicación oral, una fecha desconocida, pero con muchos años  en su cifra. Además, el lugar al que nos dirigimos tampoco tiene unas coordenadas exactas. La única certeza con la que contamos es que, una vez teletransportados, hallaremos la primera pista clave de nuestra historia. ¿Estáis preparados para conocer las técnicas para memorizar verbos irregulares en inglés ? Bien, adelante con la cuenta atrás…

Primera parada: las protofrases

¿Qué tal el viaje? ¿Alguien se ha mareado? Vamos a estirar las piernas unos instantes, recuperar el aire y observar, con mucho cuidado de que no nos descubran, a los habitantes de esta tierra desconocida. Fijaos, una persona está a punto de cruzarse con otra en el sendero. Da la impresión de que ninguno de los dos se haya visto antes, pero no se miran con recelo. Igual reconocen las pieles que visten sus cuerpos. O algún símbolo que cuelga de sus pechos. El que viene por la izquierda parece haber recorrido un largo camino. Es posible que le quiera preguntar al otro por la existencia de un pozo o un arroyo donde saciar su sed. El que viene por la derecha lleva algo en las manos. Pesa mucho y no las puede utilizar para señalar. Ahora, escuchad con mucha atención su conversación, pues el sediento le va a hacer la siguiente pregunta al otro: «¿Hay una fuente de agua aquí, en esta tierra?» A lo que el otro responderá: «Sí, allí, donde esas personas nos están observando».

Es hora de salir corriendo de aquí. Mientras nos dirigimos a la siguiente parada de nuestro recorrido, analicemos lo que hemos averiguado. Las dos personas se han entendido, a pesar de no hablar el mismo idioma. Quizá la palabra para agua sea similar para todos a estas alturas o que le haya hecho un gesto que haya ayudado a identificar ese sonido. Pero lo que realmente nos importa es la manera en la que han expresado la posición: aquí y allí: el primero ha extendido los labios y el segundo los ha curvado hacia las orejas. Con un simple gesto, el sonido reproducido indica con claridad la posición de cercanía y lejanía. Y esto… ¡ah! Estupendo. Ya hemos llegado a nuestro siguiente destino. No hemos avanzado mucho en el calendario. Pero sí en lo que a la comunicación se refiere. Venga, salgamos.

Segunda parada: frases más elaboradas

Esta vez, trataremos de ser más discretos en nuestra observación, ¿de acuerdo? Bien, pues atentos a lo que sucede. Hay dos personas hablando. A diferencia de las de la parada anterior, esta vez el lenguaje está más desarrollado y son capaces de emplear palabras concretas para referirse a los objetos. También dividen las frases entre sujeto y objeto. Pero, más importante, utilizan otro sonido en medio que, por deducción, se trata de un verbo. ¿Cómo lo sé? Fijaos y escuchad con atención: emplean la misma técnica que los otros, modificando labios, boca y lengua para que el aire vaya hacia la cara de su interlocutor o hacia dentro, creando una leve sensación de ahogamiento en la garganta.

Se me pone la piel de gallina cada vez que lo veo. ¿A vosotros no? Estos humanos son capaces de referirse al presente y a otro tiempo lejano de la misma forma con la que diferenciaban la cercanía y lejanía en el pasado. Acabáis de ser testigos del origen de los tiempos verbales. Aún falta mucho tiempo para que pulan las conjugaciones y puedan especificar más el tiempo de manera oral. Pero ya tenemos la segunda pista que necesitábamos de este viaje: cómo suena el presente y cómo el pasado. Dejemos que sigan a lo suyo. Es hora de avanzar un largo periodo de tiempo.

Tercera parada: la invasión germánica de Inglaterra

Vale, el título no está bien. Inglaterra no se llamaba así por estas fechas. El nombre se lo daría uno de los pueblos que llegó a la isla: los anglos. Pero no nos dispersemos con este tipo de detalles. Lo que nos importa es presenciar la llegada de una serie de tribus que ya tienen un lenguaje bien definido y con su propia gramática. El vocabulario, mucho más rico, puede narrar cualquier aspecto y acción habitual entre ellos. Abrid bien los oídos para distinguir los matices entre el presente y el pasado. Son los mismos que escuchamos en nuestra segunda parada: aire hacia fuera, aire hacia dentro.

Esto provoca que la vocal que emplean se haya ido modificando con el tiempo. Es decir, que si dicen «i» en presente, al absorber el sonido, suena una «a». O una «o». Supongo que esto se debe a un simple motivo de comodidad, dependiendo de la consonante que vaya después. Aunque, en otras ocasiones, no es la vocal la que cambia, sino la consonante. Como con esa «a» que transforma la «b» de «haben» en «hatte» en alemán. Ya tenemos la tercera pista que necesitábamos. Es hora de volver a nuestra época para interpretar las pruebas recogidas.

Por qué hay verbos irregulares y regulares en inglés

En inglés y otros idiomas, claro. Porque la explicación es la misma. Pero antes de dar una explicación a esto, pongamos los datos que tenemos sobre la mesa. Hemos visto que la cercanía y lejanía física se extrapoló para señalar el momento del tiempo en el que estamos hablando, dando lugar a verbos en presente y en pasado. Esto permitió el desarrollo de unas lenguas más complejas.

Pero los movimientos de pueblos, por guerras o comercio, también hicieron que el lenguaje viajara. En algunos casos, añadió nuevas palabras al vocabulario o un sinónimo para algo que ya se conocía. Con los verbos, como en el caso del To Be en inglés, se produjo una fusión (o confusión) de significados. La diferencia entre ser/estar existía en el Inglés Antiguo: (beo/eom). Sin embargo, no debían de tener muy claro el concepto de cosas que son fijas y cosas que cambian, ya que los acabaron mezclando. Por esa razón, To Be se conjuga como am, are (eom) e is (beo). Algo similar sucedería con el verbo To Go, cuyo pasado es una exhibición de cómo mezclarse con otras palabras. Pues si este verbo en Inglés Antiguo se decía gan (del Frisio y Alemán Antiguo gan), empleó eode para su pasado (probablemente del gótico iddja) hasta que a principios del siglo XV decidió que le gustaba más la forma pasada de otro verbo, To Wend (pasado, went), que significa «ponerse en camino».

Por otro lado, hemos escuchado a los anglos y sajones cambiando el sonido de las vocales en presente y pasado. «Beber», por ejemplo, lo tenemos como trinkan en Alemán Antiguo y drincan en Inglés Antiguo, con la misma modificación vocálica en su pasado. Por eso decimos en nuestra época drink y drank. Pero también el habba de Frisio Antiguo (de este pueblo vinieron los invasores de la isla) que dio lugar al habban en Inglés Antiguo, cuyo pasado aspiraba la consonante, modificando la «b» por una «d», algo que seguimos haciendo ahora cuando pasamos el have  a had. O wend por went.

Por tanto, nos encontramos con dos formas de hacer los pasados: aspirando el aire para cambiar el sonido de la vocal o el de la consonante. Las primeras, sin embargo, sufren alteraciones distintas en la vocal. Speak y Drink son muy parecidas en presente (spik, drink) pero no así en pasado (spouk, drank). Sin embargo, el cambio de consonante era más sencillo (have/had, wend/went), así que se optó por aplicar esta regla con los verbos nuevos que aparecían en el idioma, dando lugar a los verbos regulares. De hecho, la conjugación regular resulta tan sencilla de aprender que algunos verbos irregulares adoptaron este sistema, tal y como le sucedió a To Help, que pasó de emplearse en pasado como holp para, en la actualidad, decirse helped.

Técnicas para memorizar verbos irregulares en inglésTécnicas para memorizar verbos irregulares en inglés

Faltan más cosas por decir. Como, por ejemplo, los cambios en la escritura provocados por el francés tras las invasiones normandas o los estragos de la imprenta. Pero eso no afecta en absoluto al tema de este artículo, que no es más que encontrar una manera sencilla de recordar la conjugación de los verbos en inglés. Por desgracia, no se llaman irregulares de manera gratuita. Aun así, trataremos de categorizarlos. Pero, en caso de duda, vuestro mayor aliado lo habéis conocido durante el viaje que hemos realizado: aspirad el aire, a ver qué sale. O entra, para ser exactos.

Técnicas para memorizar verbos irregulares en inglés en los verbos fáciles 

Aquellos que son iguales en presente y en pasado: cost, cut, hit… Además, mantienen la forma para el participio, con alguna excepción (beat), pues, ¿qué sería del inglés sin ellas?

 

Técnicas para memorizar verbos irregulares en inglés en los Regulares falsos I

Aquellos que cambian la consonante final del presente por el sonido de una T en el pasado, idéntica a la de los verbos regulares que terminan en consonante fuerte (walk-walked). Ejemplos: lend, build, burn,

 

Técnicas para memorizar verbos irregulares en inglés en los Regulares falsos II

Aquellos que cambian la consonante final del presente por el sonido de una T en el pasado, pero también el de la vocal del verbo. Ejemplos: feel-felt, leave-left, lose-lost,

 

Regulares falsos III

Aquellos que cambian la consonante final del presente por el sonido de una D. Ejemplos: have-had, make-made.

 

Los afrancesados

Aquellos en los que aparece un –ught (pronunciado, OT) en su forma del pasado. Ejemplos: buy-bought, catch-cought, fight-fought,

 

Los de la A

Se trata de todos esos verbos que, al aspirar el aire, la vocal se transforma en una A. Ejemplos: begin-began, drink-drank, run-ran

 

Los de la E

Se pronuncian no con E sino con EI y son muy fáciles de recordar, porque hay dos y, en realidad, es el mismo (casi): come-came, become-became.

 

Los de la I

Se trata de todos esos verbos que cambian el sonido inglés de la I (ai) por el de la I que conocemos nosotros. Ejemplos: hide-hid, bite-bit,…

 

Los de la O

Se trata de todos esos verbos que, al aspirar el aire, la vocal se transforma en una O (pronunciada OU). Ejemplos: break-broke, choose-chose, drive-drove, write-wrote, steal-stole,

 

Los de la U

Se trata de todos esos verbos que, al aspirar el aire, la vocal se transforma en una U. Si bien tienen un final muy identificable para reconocerlos: blow-blew, grow-grew, know-knew,… uno tiene una escritura distinta en el presente: fly-flew.

Los ahogados

Aquí, mucho me temo, las reglas no valen para mucho. Hay algunos trucos, como ver sus terminaciones. Por ejemplo: tell-told, sell-sold o find-found, bind-bound. En cuanto al resto, en serio, tragad el aire para aprenderlos: read-read, pay-paid, stand-stood,…

 

 

Noticias relacionadas

    ¿Quieres saber cuál es tu nivel de inglés?

    Haz nuestra prueba de nivel totalmente gratis. Un profesor te llamará para hacer el test y te enviará el resultado por email.