Entender una película en inglés

¿ Difícil entender una película en inglés?

Los amantes del cine odian una cosa de las películas que ven en televisión: los anuncios. Determinadas cadenas que no vamos a nombrar permiten hasta cocinar durante los cortes publicitarios que emiten. Eso les ha llevado a contratar los servicios de otra cadena de origen francés y, más recientemente, una aplicación de Internet con la que disfrutar de las series y las películas a la carta.

 

Cine Vs Televisión

Los amantes del cine odian ver las películas enclaustradas en una minúscula televisión, porque prefieren la inmensidad del lienzo blanco de las salas. Pero ahora disponen de pantallas planas con tamaños superiores a los aparatos antiguos que permiten una calidad de imagen en alta resolución y sonido envolvente con el que se escucha hasta el aleteo de un colibrí. Esto les ha permitido disfrutar del placer de compartir una película en la comodidad del sofá del salón y, de paso, ahorrarse los altos precios de las entradas.

entender-pelicula-ingles

Versión Original Vs Versión Doblada

Los amantes del cine odian que los actores y actrices pierdan su voz y sean doblados por profesionales que, a pesar de su labor y empeño, no alcancen la intensidad emocional de la actuación original y, en muchos casos, un registro de voz que nada tiene que ver con la original. Los fans de 300 recordarán el caso del doblaje del personaje del rey-dios Jerjes, por poner un ejemplo.

Ahora, con la programación a la carta, la televisión de alta definición y la versión original disponible, todo parece indicar que los amantes del cine, por fin, van a poder disfrutar de sus películas favoritas y últimas novedades. Pero siempre hay un pero, ¿verdad? A los amantes del cine no les gusta leer los subtítulos, porque anticipan lo que va a suceder o se pierden detalles importantes en las escenas. Nada de esto sucedería si pudieran entender una película en inglés, lengua mayoritaria de la historia del cine.

¿ Cómo entender una película en inglés?

El caso es que inglés ya sabemos. Entre los estudios y las exigencias de la vida laboral actual, nos manejamos. Nos hacemos entender. Nos cuesta entender si no nos hablan despacio. Sin embargo, las películas no son como la vida real y hablan en inglés rápido, no repiten las cosas y encima usan palabras de origen germánico en lugar de las latinas que se parecen a las nuestras.

Si la solución es apuntarse a un curso, poco más de cinco minutos hablaremos en total. Un profesor particular resulta caro y la lectura… ay, lástima que no se pronuncie como se escribe. Si no, material tenemos de sobra en el mercado para aprender por nuestra cuenta. Así que nos encontramos con una emergencia. Y, cuando eso sucede, lo primero que hacemos es llamar por teléfono para solicitar ayuda. En este caso, es el teléfono el que sonará para proporcionárosla.

Las clases de inglés telefónicas son el tipo de curso con el que aprender practicando de la manera clásica de toda la vida – hablando  y escuchando – con un aparato que siempre está a nuestro lado: el teléfono. Bien sea a través de un fijo o de un móvil, el único requisito es que lo contestes. Pero no os asustéis; no va a sonar en cualquier momento.

La gran ventaja de este método – además de su precio – es el de su flexibilidad horaria. Al no tener que realizar desplazamientos, los profesores están siempre disponibles para dar la clase. Son varios, por lo que si uno está ocupado, hablaréis con otro, lo que permite acostumbrarse a diferentes tipos de voces, entonaciones y acentos. Como en las películas. Los alumnos indican a qué hora desean dar la clase y, justo cuando la manecilla del segundero cruce la meta del doce, sonará la llamada. Después, durante media hora, estaréis conversando en inglés. Una serie de televisión dura entre veinte y cuarenta minutos de duración. Dos clases a la semana – una hora – el equivalente a un episodio de serie de alta producción. Tres, noventa minutos, una película antigua.

Manteniendo una constancia gracias a la facilidad  de su disposición, poco a poco se va educando el oído no solamente a base de oírlo, sino de escucharnos pronunciarlo adecuadamente. Además, las clases tratan diferentes temas – cine incluido, claro está – para que los alumnos se acostumbren a todo tipo de situaciones y vocabulario específico que os sorprenderá descubrirlo de repente en alguna película. En ese momento, las puertas del entendimiento se abrirán de par en par. Y todo por algo tan sencillo como es practicarlo

Noticias relacionadas

    ¿Quieres saber cuál es tu nivel de inglés?

    Haz nuestra prueba de nivel totalmente gratis. Un profesor te llamará para hacer el test y te enviará el resultado por email.